¿Es posible prevenir la Esclerosis Múltiple?

¿Qué es y para qué sirve la terapia ocupacional?
agosto 7, 2020
¿Qué es una tendinitis?
septiembre 25, 2020
Show all

¿Es posible prevenir la Esclerosis Múltiple?

A diferencia de lo que sucede en enfermedades prevenibles, como muchas de las que afectan al sistema cardiovascular, no existe un método preciso para la prevención de la esclerosis múltiple.

Se ha observado que algunos factores genéticos ejercen una importante influencia en las probabilidades de desarrollar esclerosis múltiple, algo que no está en nuestra mano evitar. Adicionalmente, los estudios sobre migración hacen pensar que los factores ambientales son clave en este aspecto, y ahí puede existir un margen para reducir el riesgo de desarrollar esclerosis múltiple en el futuro.

Se han hallado sólidas evidencias científicas sobre la importancia de los siguientes factores de riesgo, que algunos investigadores han llamado “factores causales” en cuanto a su intervención en el proceso de desarrollar esclerosis múltiple:

  • Infección por el virus de Epstein-Barr
  • Niveles bajos de vitamina D
  • Consumo de tabaco

Así como la infección es fortuita, los expertos en este campo han destacado que mantener unos niveles adecuados de vitamina D y evitar el tabaco son dos formas eficaces de reducir el riesgo de desarrollar esclerosis múltiple e incluso de influir (controlando) la progresión de la enfermedad.

Una característica que define a la mayor parte de las enfermedades autoinmunes, como la esclerosis múltiple, es que son enormemente diferentes en cada paciente.

En las enfermedades en las que se produce daño en la capa de mielina que protege los tejidos nerviosos, como la esclerosis múltiple, es posible desde hace muy poco tiempo identificar a los pacientes que tienen un riesgo más elevado de sufrir lesiones recurrentes.


También se dispone desde hace relativamente poco de evidencias científicas de que algunos medicamentos pueden reducir la tasa de brotes en la esclerosis múltiple hasta en un tercio.

En este punto, muchos expertos han considerado conveniente evaluar si esos medicamentos pueden prevenir brotes en el futuro cuando se administran en el primero.

En consecuencia, se han probado estas terapias, empezando por las personas que se encuentran en una situación de riesgo elevado de desarrollar nuevas lesiones asociadas a esclerosis múltiple. Dos estudios recientes han mostrado que el tiempo transcurrido desde el primer hasta el segundo brote puede ser mayor con el empleo de alguno de estos tratamientos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.